Casco antiguo Montpellier

Cuando pensamos en Francia inevitablemente nos viene a la cabeza París. Pero, obviamente, el país galo es mucho más que su emblemática capital. Una de las ciudades que representan mejor el espíritu francés –tanto desde el punto de vista gastronómico como cultural o arquitectónico-, es Montpellier, situada a únicamente tres horas de Barcelona en tren de alta velocidad de RENFE-SCNF.

Montpellier me parece una ciudad con gran clase en la que el visitante rápidamente puede sentirse cómodo. Paseando por sus calles se puede respirar tanto la ‘grandeur’ aristocrática francesa como también la bohemia y un estilo de vida más alternativo…pero siempre elegante, por supuesto.  Montpellier es arte, conocimiento, gastronomía cultura y entretenimiento.  

La ciudad de los tranvías ‘sexy’

Una de las cosas que primero llama la atención cuando llegas a Montpellier es lo bonitos que son los tranvías que recorren sus calles. Desde la óptica del marketing turístico es realmente inteligente ‘usar’ los tranvías como obras de arte dinámicas. La estética exterior de los de Montpellier está inspirada en los elementos fundamentales de la vida.

Desde la estación de tren, paseando en tranvía, podemos llegar rápidamente a Le Nuage, el primer edificio de Europa con una fachada hinchable, obra del diseñador Philippe Starck. Me recordó un poco al estadio Allianz Arena de Munich, pero en versión reducida y cúbica.

Gastronomía de lujo y de mercado

Sí, es posible disfrutar de gastronomía de alta calidad en  un mercado de Montpellier, concretamente en Halles du Lez, donde podemos experimentar una propuesta amplia y heterogénea. 

Restaurante Manita Montpellier
Tacos en el Restaurante Manita de Montpellier

En un mismo espacio conviven bares, fruterías y restaurantes como el Manita, de los prestigiosos chefs Jacques y Laurent Pourcel, cuya propuesta es una fusión entre cocina mexicana y francesa.

Ceviche Manita Montpellier
El Ceviche del restaurante Manita de Montpellier

Perderse por las calles del casco antiguo

Para ‘bajar’ la comida es recomendable perderse por el bonito casco antiguo de Montpellier, donde los amantes del shopping podrán descubrir interesantes tiendas de moda de diseñadores locales, chocolaterías y tiendas de productos gourmet Km. 0.

La facultad de medicina: templo del conocimiento médico

Facultad de medicina Montpellier
Facultad de medicina Montpellier

Una visita prácticamente obligada es la facultad de medicina de Montpellier, que este año celebrará su 800 aniversario. Es la más antigua del mundo occidental y en su interior alberga una gran sala en la que se exponen piezas de enorme valor que se usaron para la docencia médica. Es realmente interesante e impactante ver cómo ha evolucionado el ámbito de la medicina en muy pocos años.

El MO. CO.: mucho más que un museo

Para los amantes del arte es imprescindible una visita al MO. CO., un espacio dedicado al arte contemporáneo del que se sienten muy orgullosos los ciudadanos de Montpellier. El MO. CO. se divide en la Panacée –centro de arte contemporáneo-, el ESBA –escuela superior de Bellas Artes-, y el Hôtel des Collections.

MO Co Montpellier entrada

Montpellier es una ciudad para ser disfrutada con calma, ya que gran parte de sus encantos merecen tiempo para ser experimentados como merecen. Me refiero a sentarse un buen rato en un café de la Place de la Comédie, visitar la Ópera o subir hasta terraza del Arco de Triumfo para disfrutar de una vista panorámica de esta interesante ciudad francesa.