La marca de coches de lujo Lexus ha publicado recientemente las conclusiones de un estudio que tiene como objetivo identificar las claves del futuro de la Industria del Lujo. La firma automovilística busca con ello anticiparse a las futuras exigencias y expectativas de sus potenciales consumidores.

En los resultados del estudio figuran tendencias ya vigentes en la actualidad, como el progresivo interés por un lujo experiencial, el factor calidad -como uno de los más relevantes para los consumidores a la hora de tomar decisiones de compra-, la ultra-personalización en todas sus vertientes o el deseo de singularidad y exclusividad.  

Como factores relevantes y nuevos, el estudio señala también otros parámetros.

Desintoxicación digital y foco en el bienestar

No es el único, pero el consumidor de lujo también está ‘enganchado’ a los dispositivos móviles. En cierta forma, se trata de una adicción y paulatinamente se va tomando consciencia de este problema de alcance global.

El desarrollo de soluciones de desintoxicación digital marcará el futuro de numerosas industrias, también la del lujo.

Factor Tiempo y libertad

El tiempo es un intangible escaso y esa escasez lo convierte en un lujo. Disponer de más tiempo libre y aprovecharlo al máximo será una de las grandes prioridades del consumidor de lujo del futuro y, en mi opinión, también del actual.  

Liderazgo en sostenibilidad medioambiental

El consumidor de productos y servicios de lujo exigirá cada vez con más vehemencia que las organizaciones vinculadas al sector del lujo ocupen posiciones de liderazgo en la lucha contra el deterioro del planeta. Y en especial los consumidores de coches de lujo.

Liderazgo tecnológico

El consumidor de lujo valorará a las empresa en función a su capacidad de adopción de las nuevas tecnologías que vayan apareciendo, en especial las basadas en inteligencia artificial.