Megayate luxury Colossea

El ámbito de la náutica deportiva de lujo es uno de los más dinámicos e innovadores del mundo a nivel de diseño y de nuevas propuestas, especialmente las enmarcadas en el ámbito de los yates luxury. En esta ocasión os queremos hablar del Colossea un megayate futurista que lleva montado un enorme dirigible.

Un proyecto de mil millones de dólares

La industria de los superyates continúa creciendo con diseños cada vez más rompedores y vanguardistas. Hace relativamente pocos años era peculiar ver un yate con helipuerto pero ahora se ha vuelto prácticament un ‘must’.

El Colossea es uno de los superyates más nuevos y con un diseño más rompedor. Lo más destacado es que su descomunal cabina de mando puede convertirse en un dirigible, un ‘Zeppelin’ para entendernos.

Un megayate con una eslora de más de 200 metros

En este caso se trata de una embarcación de lujo de 204 metros de eslora, con una zona destacada que suele ocupar la bañera. En lugar de las torres habituales en otros yates, el Colossea tiene un dirigible que se puede desacoplar para volar.

Además, cuenta con un helipuerto en su afilada proa. El dirigible presenta una estructura de fibra de carbono cubierta con paneles solares que alimentan tanto al yate como al propio avión.

Tiene 106 metros de largo y está propulsado por ocho motores de hidrógeno líquido (LH2), que accionan cuatro turbinas orientables para proporcionar empuje vertical durante el despegue y desplazamiento horizontal durante el vuelo.

El yate está propulsado por tres motores HTS y puede alcanzar velocidades de 22 nudos (aproximadamente 40 km/h) con la ayuda de los motores laterales del dirigible, lo que contribuye a la eficiencia de la navegación.

El dirigible tiene capacidad para 24 pasajeros y 10 miembros de la tripulación, y el yate cuenta con 22 suites para huéspedes, múltiples terrazas de ocio, múltiples piscinas cubiertas y al aire libre y un club de playa en la popa donde se puede nadar en el mar y disfrutar de deportes acuáticos.