Mauricio Leal asesinado

Colombia está totalmente consternada por el brutal asesinato de Mauricio Leal, un exitoso estilista colombiano famoso por ser el peluquero de numerosas ‘celebrities’ del país sudamericano, y su madre, Marleny Hernandez.

Pero el escándalo aún se ha hecho más grande tras descubrirse la identidad del malvado asesino, que nadie podía esperar. Pero empecemos por el principio…

Orgía de sangre y cuchillazos

Ambos cadáveres aparecieron masacrados a cuchillazos en una cama y, a priori, la hipótesis que inicialmente manejaba la policía y la fiscalía de la nación cafetera era que el hijo había apuñalado a la madre y que, a continuación, se había suicidado. Pero nada más lejos de la realidad.  

Pronto empezaron a aparecer evidencias que apuntaban a que el asesino era una persona muy cercana a Mauricio Leal.

Mauricio Leal, el millonario peluquero de las ‘Mises’

Según el relato del fiscal, el asesino primero acuchilló a la mujer pero, durante el proceso, se le rompió el cuchillo. Esto le obligó a ir a la cocina a coger otro cuchillo con el que masacró al estilista.

A continuación, les acostó juntos y alteró a la escena para que la policía pensara que había sido el peluquero el asesino de su madre y que, a continuación, se había suicidado.

Lo que no sabía el pérfido asesino era que, durante su macabra orgía de sangre, iba dejando pruebas de sus fechorías.

La envidia por una vida de lujo, el móvil del crímen

El asesino iba super motivado por una razón muy sencilla y primitiva; el sentimiento que mueve el sector del lujo en todo el planeta: la Envida. Envidia por la por la vida de lujo que se pegaba el peluquero millonario.

Y el envidioso era, ni más ni menos que su hermano, Jhonier Leal, que se veía casi en la bancarrota mientras su hermano nadaba en abundancia y lujo. Pensó que matándolo tanto a él como a su madre podría heredar una buena suma de dinero que le podría permitir vivir holgadamente durante el resto de sus días.

Pero al bueno de Jhonier no le ha salido bien y deberá pasar muchos años en alguna prisión colombiana.